El mal hábito con el cambio de marchas para ahorrar gasolina que puede provocar un accidente

cambio de marchas para ahorrar gasolina
04/10/2022
Publicado por: Grupo Talauto

En Talauto siempre miramos por la seguridad y el máximo beneficio para nuestros clientes.

Por esta razón hemos pensado en advertirte sobre una práctica que lejos de lo que piensas, no te ayuda nada. Todo lo contrario.

Sabemos que el precio de la gasolina y del diésel están por las nubes, como nunca antes se había visto en España, y por eso los conductores recurren a todo tipo de estrategias para aligerar la factura del combustible cada vez que van a repostar.

Nuestros profesionales del taller Talauto y del servicio de Venta nos repiten que conducir de manera eficiente, a velocidad constante evitando acelerones y frenazos bruscos, es una buena práctica para ahorrar combustible. También lo es planificar el viaje, comprobar la presión de los neumáticos o elegir las gasolineras más baratas para llenar el depósito. En definitiva, existe toda una serie de trucos para mantener a raya el consumo de gasolina o diésel que podemos aplicar cada vez que nos ponemos al volante sin que nos cueste apenas esfuerzo alguno.

En cambio, hay otras prácticas que tradicionalmente se han asociado con el ahorro de combustible que no son tales. La más conocida de todas es la de circular en punto muerto cuando no es necesario apretar el acelerador, por ejemplo, en las bajadas o en los metros previos a un semáforo en rojo o a una señal de stop.

Aparte de que no es cierto que conducir sin engranar la marcha ayuda a ahorrar gasolina esta situación representa un grave peligro para la seguridad vial. Las posibilidades de sufrir un accidente son mucho mayores que si circulamos con una marcha puesta, ya que el conductor pierde el control sobre la dirección y los frenos del coche.

El gasto de combustible en punto muerto

El mito de que el coche no gasta cuando no lleva ninguna marcha engranada es totalmente falso. Cuando circulamos en punto muerto el motor sigue girando al ralentí para que no se cale, es decir, consume combustible. Una cantidad que oscila entre 0,5 y 0,7 litros a la hora, que pese a que no es elevada puede llegar a ser superior de la que consumiría el coche si metiéramos una marcha.

El conductor pierde el control sobre la dirección y los frenos del coche cuando circula en punto muerto

De hecho, si la marcha estuviera engranada no haría falta inyectar combustible al motor porque serían las ruedas y la transmisión las encargadas de hacerlo funcionar.

 

 Peligro para la seguridad vial

Usar el punto muerto en las bajadas o en otras situaciones, como en un tramo de autopista o autovía, supone un grave peligro para la seguridad vial. El peso del propio vehículo y la libertad que le otorgamos ocasiona que el automóvil se descontrole por completo, lo que puede ocasionar un accidente.

La manera más segura de circular es con una marcha engranada en todas las situaciones sin excepción. De este modo conseguiremos mantener el control del vehículo en todo momento, ya que el freno motor es el elemento que desafía a la fuerza de la gravedad cuando circulamos cuesta abajo. En tramos llanos, al dejar de acelerar, el coche irá perdiendo velocidad poco a poco siempre que llevemos una marcha engranada.

Los frenos y el motor están sometidos a un sobreesfuerzo que resulta perjudicial para su mantenimiento

Desgaste de los frenos

Para parar el coche en punto muerto, los frenos deberán trabajar más, lo que implica un mayor desgaste de elementos como el líquido, las pastillas y los discos de freno. A la larga, la sustitución prematura de estas piezas nos saldrá más cara que las gotas de combustible que podemos ahorrar circulando en punto muerto.

Por último, conducir en punto muerto también puede resultar perjudicial para el motor al hacerle recorrer distancias largas a revoluciones bajas. Una de las piezas que más sufre en esta situación es el propulsor. El sobreesfuerzo al que se le somete puede dañar elementos como las bielas o los casquillos del cigüeñal, o causar fallos en las poleas y los tensores de las correas.

Después de leer todo esto seguro que tienes una percepción diferente de cómo ahorrar combustible, lejos de la idea de conducir en punto muerto. Si quieres ahorrar de verdad, no dudes en pedir cita y visitarnos para que nuestros compañeros te asesoren sobre la mejor opción para to bolsillo.